Consejos y Normativas

Normativas de aplicación actual

Código técnico de la edificación de Marzo de 2006 (normativa nacional)
y Normativa para piscinas de uso colectivo en Andalucía.
Puede descargarse ambas normativas en un solo archivo de formato PDF aquí.
También puede descargarse el manual de piscinas colectivas de la Junta de Andalucía aquí.

CONSEJOS P ÁCTICOS

En primer lugar debemos decidir la situación exacta de la piscina, para ello es importante tener en cuenta los siguientes factores:
La ubicación de la piscina debe contar con la mayor cantidad posible de horas de sol
Es conveniente situar la piscina en lugar protegido del campo de visión de nuestros vecinos (nos sentiremos más cómodos)
No debe haber cerca de la piscina árboles de raíces “rompedoras”
Normalmente las raíces de los árboles serán en proporción a la copa de los mismos, los árboles espigados y alargados suelen tener raíces verticales y profundas, son los más adecuados, evitaremos siempre las “higueras” los “sauces” etc…
Deberemos evitar también los arboles que están constantemente desprendiendo hojas, especialmente los pinos, ya que estos desprenden un tipo de espiga aceitosa que enturbia especialmente el agua de las piscinas.
Debemos prever también el espacio suficiente para la ubicación de la depuradora, normalmente estará alojada en un contenedor estanco prefabricado que ocupa aproximadamente 1m2
Por último es posible construir una piscina en cualquier tipo de terreno aún con desniveles, pero es este un factor muy importante, ya que debemos normas para diseñar piscinas de tener en cuenta que aún cuando nuestro terreno tenga un desnivel muy pronunciado la piscina quedará totalmente nivelada, esto nos puede obligar a hacer rellenos importantes en las zonas colindantes al vaso, o bien a vernos obligados a ejecutar cualquier tipo de revestimiento en el trazado para conseguir una estética apropiada.
Una vez terminada la excavación se revisará el perfil del terreno dedicando especial atención al tipo de tierra que nos encontremos si aparece arcilla expansiva será necesario ampliar la excavación ya que nos obligará a aumentar el relleno del trazados del vaso con grava etc. Que soporten las posibles expansiones del terreno.

Tamaño y forma

Una vez que tenemos decidido el lugar exacto donde queremos construir la piscina pasaremos a estudiar el tamaño y forma apropiada a nuestras necesidades.
Este factor dependerá en gran medida del espacio del que dispongamos, pues en la mayoría de los casos determinará el tamaño de nuestra piscina.
Si el espacio disponible no supone limitación alguna, debemos de tener en cuenta que la piscina una vez terminada se apreciará grande o pequeña de tamaño en función de su ubicación.
Un tamaño apropiado para una familia de 4 a 6 personas será entre 4×8 y 5×10. Teniendo en cuenta que siempre que hablamos del tamaño nos referimos a la lámina de agua, y a esta habrá que añadir la medida de la piedra de coronación que suele ser de 40-50cms.
Deberemos observar que las piscinas con formas curvas o de riñón consiguen una buena estética a partir de los 50m2 si la piscina es más pequeña formas de piscinas sacrificaríamos buena parte de su uso
Tendremos en cuenta que una piscina con forma curva supondrá un aumento del presupuesto de 5% en relación a una rectangular del mismo tamaño
Una proporción adecuada en piscinas rectangulares supondrá que el lado mas largo sea el doble del pequeño

Materiales de terminación

Ya decidido la ubicación, tamaño y forma de nuestra piscina nos detendremos en los materiales de terminación.
En cuanto al revestimiento hablaremos de los tres tipos más comunes: pintura , azulejo y gressite:
Pintura: esta es la opción en principio más económica, aunque debemos de tener en cuenta que será necesario vaciar y repintar nuestra piscina todos los años, lo que nos supondrá un gasto añadido, higiénicamente está en desventaja en relación a otros revestimientos pues tendremos en cuenta que siempre será un hormigón pintado, con sus rugosidades etc. Lo que dificultará algo mas la limpieza, es importante que la pintura sea específica para el revestimiento de piscinas tipo cloro caucho.
Azulejo: este tipo de revestimiento se está dejando de emplear (está prohibido en piscinas públicas) pues tiene algunas desventajas, como que en caso de rotura de alguna pieza, está supondrá un peligro para los bañistas, pues suele quedar un canto muy afilado, en revestimientos de zonas curvas como son la unión de la losa con los paramentos verticales supondrá un número elevado de piezas con cortes.
Gressite: es este el revestimiento más empleado en piscinas, higiénicamente es el más apropiado pues al ser vítreo dificulta la adhesión de algas y microorganismos facilitando su limpieza, se adapta perfectamente a todo tipo de curvas, consigue una estética muy agradable disponiendo en el mercado de una amplia gama de colores y su mantenimiento es prácticamente nulo, si bien será conveniente el "recelado” de las juntas cada tres o cuatro años.
En cuanto al coronamiento de la piscina el más común suele ser la piedra artificial, prefabricada o ejecutada “insitu” elaborada con áridos de mármol y puesta en marcha de piscinas cemento blanco, resultando una superficie agradable al tacto pero antideslizante, es importante que los cantos sean redondeados.
Podremos optar también por coronar nuestra piscina con piezas de barro o gres teniendo en cuenta igualmente que los cantos sean redondeados y las piezas antideslizantes, subrayar que el barro es un material que se calentará enormemente con el sol lo que puede llegar a ser un problema a la hora de pisar descalzos.
Otra opción es la playa de madera, esta solución da una estética distinta y funcional, si es verdad que su mantenimiento es costoso y las temperaturas en nuestra comunidad no son las más apropiadas para esta solución.